Decide tu forma de vida

lunes, 21 de mayo de 2012

¿Somos asertivos o tenemos miedos?

Un primer acercamiento al concepto de asertividad,  tan de moda últimamente, consiste en relacionarlo con la parte interpersonal de la Inteligencia emocional y con la autoestima y supone un “quedar bien con los demás sin dejarse pisar”. Sin embargo, no se trata de que la persona asertiva sea la que gane siempre, sino aquella persona que siente un elevado respeto por sí mismo y por los demás, que posee una adecuada autoestima y mantiene unas relaciones sociales satisfactorias.

La asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular y sin manipular a los demás. Y de ser capaces de racionalizar esos miedos que en muchas ocasiones y quizás sin motivos nos paralizan y nos hacen sentir muy mal.

Hay que recordar que somos animales sociales y de que gran parte de nuestra vida se desarrolla en ese contacto con los demás, por eso, se puede decir, que “el hecho de que una interacción sea satisfactoria depende de que nos sintamos valorados y respetados” y ello a su vez NO depende tanto del otro, sino de que cada uno posea una serie de habilidades para responder correctamente y de una serie de convicciones o esquemas mentales que nos hagan sentir bien con nosotros mismos.